Empezar a usar el cortafuegos

Al instalar el cortafuegos por primera vez, es posible que tenga que configurarlo. Esto depende de cómo se haya instalado. Existen dos tipos de instalación:

Cortafuegos administrado desde una consola de administración

Si el cortafuegos está instalado y administrado desde una consola de administración, permite o bloquea las aplicaciones y el tráfico según las reglas establecidas por la política.

A menos que la política ponga el cortafuegos en modo interactivo (que se explica a continuación), no recibirá ningún mensaje y no necesita configurar el cortafuegos.

Cortafuegos administrado desde el equipo

Si el cortafuegos se administra desde el equipo, es aconsejable empezar por crear reglas para permitir el acceso a la red para las aplicaciones y servicios habituales, como navegadores de Internet y programas de correo electrónico.

Para más información sobre la creación de reglas, consulte Acerca de la configuración del cortafuegos.

El cortafuegos estará inicialmente en modo interactivo (que se describe a continuación). Deje el cortafuegos en modo interactivo por un tiempo para poder permitir y bloquear otras aplicaciones y servicios que utilice.

Una vez que esté configurado el cortafuegos para que reconozca las aplicaciones que utiliza habitualmente, es aconsejable que cambie el modo por uno de los modos no interactivos.

Para más información, consulte Cambiar a modo no interactivo.

¿Qué es el modo interactivo?

En modo interactivo, el cortafuegos pide al usuario que permita o bloquee las aplicaciones y el tráfico para los que no cuenta con una regla.

Para más información sobre qué hacer con los mensajes del cortafuegos, consulte Acerca del modo interactivo.

El modo interactivo no está disponible en Windows 8 y posterior. Debe añadir reglas específicas para autorizar o bloquear aplicaciones. Si lo prefiere, puede utilizar el visualizador de eventos en la consola para gestionar las aplicaciones.